• Blanca López García

La empresa espiritual: beneficio para todos

Cada vez, mas empresas se abren a lo «espiritual» y a la idea de que ellas también tienen un «ser« de luz, es decir, una versión más elevada de ellas mismas.



Consciente o inconscientemente, buscan como Dorothy en el Mago de Oz, ese otro lugar (Ver artículo El otro lugar: la vuelta a casa y el gobierno del ser, Bubbles Vol.2): su casa, su propósito, su razón de existir, su vía para contribuir y servir a la sociedad.


Como las personas, cada una lo hace a su manera porque cada una tiene su personalidad: su forma de «pensar», su forma de «sentir» y su forma de «hacer». También ellas vibran en una determinada frecuencia y atraen hacia sí las experiencias que necesitan para aprender y evolucionar.


El camino que lleva a una empresa que gestiona en dualidad a convertirse en una que gestiona en unidad (una empresa espiritual) es de alguna manera, como lo que en el mundovfinanciero se conoce como una operación acordeón (nota 1). La empresa vuelve a «cero», a su esencia; sanea y transforma todo aquello que ya no le sirve y hace espacio para que entren nuevas energías que le permitan vibrar en una frecuencia más elevada.


Durante miles de años las empresas han utilizado (y perfeccionado) su capacidad ejecutiva y sus métodos de organización para fines individuales. En este sentido la gestión de negocios es una forma de meditación. Se fija un objetivo, se traza un plan y se dedican todos los recursos y esfuerzos necesarios para alcanzar (manifestar) los resultados deseados alineando toda una organización para dicho fin.


No obstante, el tiempo va revelando la verdadera intención y los motivos así como la distorsión ( o desajuste) entre la intención, las palabras y las acciones.


Siguiendo con el símil de la operación acordeón, si consideramos el capital social el

corazón de la empresa, su centro de distribución de su energía de vida, entonces la gran oportunidad que tienen ahora las empresas para el futuro es abrir su corazón, usar toda esa fuerza y conocimiento para purificar los motivos de su existencia y transformarse a sí mismas.


NO INVIERTO EN "LUCHAR" CONTRA "LO FALSO" QUE VEO FUERA. INVIERTO EN DESCUBRIR Y DISOLVER "LO FALSO" QUE HAY EN MÍ.

Solo cuando se aprende a gestionar desde ese otro lugar, una empresa puede convertirse en verdadero servidor de la humanidad. Con la intención, el corazón y la inteligencia

actuando en armonía y sabiendose parte de un conjunto mayor, la empresa puede dar forma un nuevo materialismo: estructuras y relaciones basadas en el uso adecuado y desarrollo de todos los recursos materiales e inmateriales del planeta para el beneficio y el progreso de toda la raza humana.




Empresa en separación:



Empresa hacia la unidad:






Artículo publicado en BUBBLES VOL2. La empresa espiritual, un beneficio para todos.




 

Nota 1: El capital social de una compañía se reduce a cero e inmediatamente después se incrementa con nuevo capital para restructura y preparar la organización para una nueva etapa.