top of page

Agua, dinero y la libre circulación de capitales

REFLEXIONES SOBRE EL USO INDIVIDUAL DEL DINERO



Septiembre 2022 .-


Es curioso, algo tan aparentemente «corriente» como enfrentarse a una fuga de agua y a un sistema de riego defectuoso, me ha llevado este verano a reflexionar sobre el uso del dinero. Gracias a ello me he comprometido a construir una nueva relación con él.



EL CONTEXTO: EL FLUJO Y LA DISTRIBUCIÓN DEL AGUA

En la casa donde vivo ahora había una fuga de agua; no había manera de localizarla. Se había señalado una zona donde podría estar el origen pero no se descartaba que hubiera otros puntos afectados (normal, una casa del siglo XVII restaurada hace 40 años tiene ciertas complejidades…). Tampoco había ningún signo visible que nos indicara el camino.


Es este tipo de cosas que sabes que están ahí pero vas dejando… y pasa el tiempo… pereza, miedo… lo que sea. Te pones una venda en los ojos y te «olvidas».


Por suerte siempre llega un día en el que la VIDA te brinda de nuevo la oportunidad de arreglar las situaciones. Darme cuenta de que con esta fuga no solo se estaba perdiendo agua y afectando a la casa además estaba contribuyendo a que el pueblo se quedara sin agua, me hizo «despertar».


Eso ya en sí es un gran aprendizaje; el sentimiento de culpa te lleva al arrepentimiento por no haberlo hecho antes... Entonces reconoces que eres imperfecta y asumes la responsabilidad de tus acciones.


Dice el proverbio que cuando el alumno está listo el maestro aparece. Pues con la voluntad de mirar de frente esta situación para resolverla, «apareció» como por arte de magia el equipo técnico que necesitaba para hacerlo.


Se planteaban dos opciones.


Por un lado, empeñarnos en buscar los puntos de fuga. Esto implicaba levantar toda la planta baja de la casa (con lo que eso suponía en proyecto, obra, tiempo, dinero, esfuerzo, etc.) sin garantías de que aún así algo permaneciera oculto y dañado. O bien, olvidarnos del tramo viejo y proporcionarle al agua un nuevo camino, con una tubería transparente, material actualizado y fácil acceso para su mantenimiento.


En definitiva se trataba de reconducir el agua hasta un punto determinado de la casa con un nuevo canal y restaurar nuestra parte del circuito para que el agua del pueblo pudiera fluir con armonía.


Así lo hicimos.


Una vez arreglado ese tema llegó la hora de ocuparse del sistema de riego del jardín en un año de sequía: revisar las bombas, los aspersores, determinar prioridades, optimizar el circuito, una vez más el flujo y la distribución del agua


Gracias a esta experiencia he tomado conciencia, entre otras cosas, del uso de este recurso, algo a lo que, honestamente reconozco, no había dedicado mucha atención. Y tengo que agradecer también todo lo que los equipos de fontanería y de jardinería me han enseñado con su trabajo.





EL MOVIMIENTO DEL DINERO EN EL MUNDO

Con lo que no contaba era que esta situación iba a traerme otro regalo: una reflexión aún mas profunda. En algún momento de este proceso de pronto vino a mi mente la imagen del dinero del mundo moviéndose por una enorme red de tuberías y de circuitos, todo interconectado e interdependiente.


Pude sentirlo, fugas, tuberías ocultas, lugares donde se bloquea o se desvía la circulación, tuberías rotas que no permiten recibirlo, zonas aisladas, desconectadas, tuberías claras y limpias….hay de todo en ese macro circuito del dinero.


Cuando hablamos de la libre circulación de capitales nos referimos fundamentalmente a la eliminación de todas las restricciones al MOVIMIENTO del capital. De hecho, es una de las cuatro libertades fundamentales recogidas en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.


A nivel macro, ese es el IDEAL hacia el que aspiramos como sociedad.


Sin embargo, más allá de las normativas, no sería exagerado decir que el movimiento del dinero en el mundo está interrumpido, congelado, bloqueado... no está libre de restricciones ¿por qué? En mi opinión es la consecuencia (y no la causa) de un nivel micro, es decir, de cómo nos relacionamos individualmente con él. Cada uno de nosotros somos como un pequeño «aspersor» que recibe y distribuye dinero en el bello jardín del mundo.


Con el dinero, pasa como con el agua. Muchas veces nos empeñamos en buscar las fugas, destapar lo oculto, apuntar a los responsables del desvío de las tuberías… pero le prestamos poca atención a nuestro propio circuito, a nuestro comportamiento individual con el dinero que pasa por nuestras manos.


Esto me trae presente también una especie de mantra que tenía un profesor de Iese «circulante que no circula,… pérdida segura»... Aunque él hacía referencia a la gestión financiera para mí el mensaje clave es EL MOVIMIENTO, la quintaesencia de la EVOLUCIÓN del Universo y de la humanidad. Si no hay movimiento estamos «perdidos» y si no cambiamos la manera en la que nos relacionamos con el dinero, así seguiremos.





QUÉ AFECTA AL MOVIMIENTO DEL DINERO: DEL IDEAL AL USO INDIVIDUAL

El dinero como tal es un recurso material neutro (ni bueno ni malo), es un VEHÍCULO al que damos movimiento con nuestros pensamientos, creencias, emociones... con la motivación consciente o inconsciente que impulsa nuestras acciones y que nos lleva a desearlo, odiarlo, rechazarlo, acapararlo, ocultarlo, evitar perderlo, a conquistarlo…


Un ejemplo. Poderoso Caballero es Don Dinero.. estas palabras de Quevedo reflejan una creencia muy arraigada en España sobre este tema. Yo también la tenía incorporada a mis creencias, pero la experiencia de la vida me ha llevado a aprender algo importante:


El dinero es poderoso si PIENSO o CREO que…

PUEDE darme la felicidad

PUEDE darme la libertad

PUEDE darme una identidad

PUEDE darme reconocimiento

PUEDE darme seguridad

PUEDE darme PODER …


y sin dinero…

NO PUEDO ser alguien en la vida

NO PUEDO hacer lo que quiero

NO PUEDO lograr mis metas

NO PUEDO tener PODER…


En ese circulo vicioso la mente inconsciente nos mantiene SEPARADOS de nuestra verdadera naturaleza y nos impide ABRIR EL CORAZÓN. Un conflicto interno en el dinero es el principal o único centro de nuestra atención y se convierte en un fin en sí mismo, un OBJETIVO de la vida. Así es como le hacemos poderoso.



RECONOCER EL VERDADERO PODER

El PODER, en realidad, es la capacidad individual de cambiar nuestro objeto de atención, de soltar las viejas creencias y de abrirse a nuevos pensamientos (nuevas tuberías) que permitan crear estructuras limpias y claras para canalizar el dinero que pasa por nuestras manos.


En la medida en que, de manera individual y cada uno a nuestros propio ritmo y aprendizaje, salimos de esa inercia y convertimos al dinero en un instrumento y no en un fin, menos poder tiene y más libre es su circulación.


Han pasado casi cinco siglos desde que Don Francisco de Quevedo escribiera aquella famosa frase y quizás ahora es posible dar un pequeño paso con respecto a la relación que tenemos con el dinero, tanto a nivel personal como colectivo.


Por eso, uniéndome al ideal de que el dinero del mundo esté libre de restricciones este poema se dibuja en mi mente:



INSTRUMENTO SIN FIN


¿Y si hacemos del DINERO

un INSTRUMENTO y no un fin? ...


un instrumento para AMAR

un instrumento para INCLUIR

un instrumento para CURAR

un instrumento para COMPRENDER

qué es la FELICIDAD

un instrumento para COMPARTIR

un instrumento para SERVIR


en fin, un instrumento

en continuo MOVIMIENTO

un instrumento

SIN FIN

(volver al inicio).


Yo por mi parte me comprometo a cambiar mi pensamiento, mis palabras y mis acciones para construir una nueva relación con él aprendiendo de la madre tierra que nos da agua con generosidad y amor incondicional. Con el tiempo y la experiencia la conciencia se eleva y se descubre que cuando ya no hay miedos ni apegos, el poderoso caballero se une al corazón y se transforma en SERVIDOR.




bottom of page